Hoy me ha ocurrido una cosa que considero grave: Hacienda está mandando cartas a nuestros clientes diciéndoles que les debemos dinero y por lo tanto cualquier cantidad que nos adeuden se le tendrá que ingresar directamente a Recaudación de Hacienda.
No veo que sea grave en mi caso porque la relación con ellos (clientes) es muy particular y cercana, lo considero grave por la mala actitud y la nefasta practica que se está haciendo para recaudar por parte de la administración.

Pondré en antecedentes de un proceso que lleva 8 meses de correspondencia mutua

  1. Declaración IRPF de Creativat 2009 X€ transferidos por nosotros
  2. Carta de hacienda en 2010 diciendo que el cálculo no es correcto y que es más dinero que tenemos que ingresar ya
  3. Carta de Creativat recurriendo la decisión por error según consulta a nuestro asesor
  4. Carta de hacienda diciendo que tenemos razón en el error de forma parcial que aun así se debe dinero (menos de lo que ellos decían al principio)
  5. Carta de Creativa recurriendo la decisión por error nuevamente
  6. Silencio administrativo…
  7. Carta de hacienda a nuestros clientes diciendo que si tienen facturas nuestras pendientes de pago, primero se las han de pagar a ellos… ZASSS EN TODA LA BOCA!!!

¿Por qué si hay un proceso de recursos abierto y no resuelto, se hace esto por parte de la administración?

Esta práctica se llama Embargo de crédito y es totalmente legal…

Yo no estoy defraudando, simplemente ellos me reclaman una cosa que yo estoy recurriendo por error suyo.” De momento tienes que pagarlo y si tienes razón se te devolverá el dinero”.
Señores de la administración tengo que decirles que estoy acostumbrado a ir contracorriente, en “mi mundo” eso es un estado bastante frecuente, no me preocupa en exceso lo que han hecho, por que ademas hablamos de “dos duros”, pero si me ha molestado, lo que no alcanzo a comprender es como los/el que ha creado esta norma no se ha dado cuenta del daño directo e indirecto que puede causar.
Entiendo perfectamente que se persiga a los que defraudan a hacienda y la seguridad social, que embarguen bienes, que embarguen cuentas pero que no nos pongan en duda  delante de nuestros clientes, no es solo mezquino, es humillante y de “mala persona”

Por parte de nuestros lideres políticos solo oigo palabras dulces tipo: Dialogo, Apoyo, Sentido Común, Esfuerzo, Unión,… ¿Podemos incluir a algunos de estos términos en el contexto de lo que están haciendo conmigo y con muchísimos mas?

Al margen de esto no alcanzo a comprender como hacienda es capaz de poner dinamita en uno de los pilares esenciales en los que se sustenta una relación entre una empresa y sus clientes, ese pilar se llama CONFIANZA y si un agente externo se preocupa por poner en duda eso, sencillamente se esta cargando la empresa.

En un momento tan delicado donde a todos los políticos se les llena la boca diciendo la cantidad de cosas y facilidades que le van a dar a los emprendedores y las empresas, desde luego actitudes de este tipo solo hacen que sembrar dudas acerca de esas promesas, no concibo esta manera de hacer de una entidad que se supone tienen que apoyarte a pesar de que en mi caso no estoy esperando que me den absolutamente nada, quizás por que no pertenezco a la llamada cultura del subsidio donde se espera que el gobierno te solucione la vida.
Nunca es buen momento para poner palos en las ruedas a los que pueden ayudar a  “tirar del carro”, y ahora más que nunca, en un papel protagonista.

Al final estos actos deberían unir más la relación entre empresas. Los empresarios nos tenemos que ayudar entre nosotros, la administración está solo preocupado de salvarse a sí mismo. Está claro que solo nos podremos entender aquellos que comprendamos la problemática de las empresas y dudo mucho que alguien que no tienen ni puta idea del mundo empresarial pueda aportar algo, ya no digo positivo, solo aspiro a que sea lógico pero estoy casi seguro que ni eso.

Para bien o para mal soy otro indignado mas, otro desencantado de un sistema y una manera de hacer institucional carente de sentido común, de lógica, de sensibilidad hacia el mundo empresarial y en definitiva sobre de las personas que soñamos con prosperar creando valor global y un mundo socialmente mejor canalizando valores esenciales a través de nuestra propia empresa.